¿Obedecer o desobedecer? Esa es la cuestión